Usted está aquí:   Home Quienes Somos
El Proyecto

Una casa para la visión

Lunes, 27 de Junio de 2011 21:28 Wester Alvarado
Imprimir PDF
Usar puntuación: / 11
MaloBueno 


La primera piedra de una obra no es puesta por el constructor, es puesta por Dios en el corazón de aquel que tuvo la visión.



Cuando el rey David comenzó a reinar en Israel, tenía una sola pasión en su corazón: servir a Dios con todas sus fuerzas, y con toda su alma. Ese deseo lo puede sentir en su corazón, solamente alguien que vivió días y noches de amargura, largos tiempos de tristeza y lágrimas en lugares desolados. ¡El rey David fue un salmista por excelencia! Era tal su pasión y entrega por Dios, que no escatimó ningún esfuerzo para agradarle y darle lo mejor.

Última actualización el Domingo, 31 de Julio de 2011 21:20 Leer más...
 

La Bendición de la Cobertura

Lunes, 23 de Mayo de 2011 20:42 Wester Alvarado
Imprimir PDF
Usar puntuación: / 13
MaloBueno 


"Los cambios en sí, no son buenos ni malos, todo depende de la actitud que tomemos frente a ellos…”

 

La bendición

“Todo gran logro, comienza con un pequeño sueño…”


Cuando en la historia se habla de grandes hazañas, es difícil imaginar que todo inició con algo pequeño, un sueño vago, un leve deseo que brotó en el corazón de una persona, que tuvo la fe suficiente para creerlo y lograrlo. Cada día, millones de seres humanos comienzan a construir sus sueños, pero al final, solo un puñado de ellos logrará materializarlos.

 

Última actualización el Miércoles, 25 de Mayo de 2011 20:00 Leer más...
 

Historia

Miércoles, 13 de Octubre de 2010 00:15 Pastor Ruben Reyes
Imprimir PDF
Usar puntuación: / 7
MaloBueno 


Hace muchos años, en sus últimos días de vida sobre esta tierra, un anciano llamado Emiliano Marroquín hizo algo que marcó mi vida para siempre.

 

Este varón de Dios fue el primero que profetizó sobre mi futuro ministerio, el cual desarrollo hasta el día de hoy, y cada palabra que él mencionó en esa oportunidad, se ha cumplido al pie de la letra.

 

El 7 de octubre del 2001, fui nombrado pastor  en el Centro Internacional Del Príncipe de Paz y primer pastor nombrado de los Ministerios Apostólicos Internacionales Yeshúa; durante los primeros años de mi ministerio tuve la bendición de pastorear a las familias del área norte de nuestra congregación y a partir del año 2005, por una restructuración en la iglesia, Dios permitió que iniciáramos la Red de Jóvenes.

 

A partir de noviembre de 2008, aproximadamente, Dios inició una nueva etapa en el propósito de mi vida, siendo esta la revelación del ministerio pastoral ya prácticamente a un nuevo nivel.

 

Noviembre y diciembre fueron meses de mucha revelación de la visión de Dios para mi vida. Una de esas noches frías que caracterizan a nuestro país, Dios empezó a revelar -creo yo- el proyecto más importante de mi vida, es decir, una visión clara de una congregación que debía iniciar en Guatemala basada en cuatro aspectos, claves como lo son:

 

  • Tener una doctrina sana
  • Formar discípulos
  • Levantar empresarios productivos y gente emprendedora
  • Una iglesia que piense en el prójimo y actúe desarrollando una actividad social

 

Es así como Dios fue revelando paso a paso el panorama completo de lo que sería esta nueva congregación.

 

Unos días antes de concluir el año 2008, estaba preocupado porque ya tenía la visión sembrada en mi corazón, pero me faltaban grandes detalles para darle forma a esta revelación de Reino. Recuerdo que en medio de la noche me despertaba y venían miles de ideas a mi cabeza, pero no llegaba el nombre ni otros detalles que yo le rogaba a Dios que me diera, hasta que una madrugada, vino a mi mente la palabra  “Amistad”…  sin esperar más tiempo, esa misma mañana fui a la palabra de nuestro Señor y leí todo lo relacionado a amistad, y por fin llegó la revelación de Dios, me quedé asombrado cuando fui y leí el pasaje de Juan 15: 14-17 que dice:

 

Juan 15:14 Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando.

Juan 15:15 Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque os he dado a conocer todo lo que he oído de mi Padre.

Juan 15:16 Vosotros no me escogisteis a mí, sino que yo os escogí a vosotros, y os designé para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda.

Juan 15:17 Esto os mando: que os améis los unos a los otros.

 

Cuando leí este pasaje, terminé de confirmar a lo que me dedicaría el resto de mis días.

 

Inició el año 2009 con grandes expectativas, empecé por escribir parte de lo que hoy es la visión y cada  vez la afinaba más y más, pero faltaba algo que no me dejaba tranquilo y era el tiempo de inicio de este proyecto. Unos días después vendría la respuesta de Dios a mi vida, cuando el Apóstol Josué Abel Muñoz, lanzó un nuevo proyecto y desafío a los pastores del Centro Internacional Del Príncipe de Paz, el cual consistía en abrir una nueva congregación por cada una de las redes de la iglesia, fue allí donde entendí que se llegaba el tiempo de Dios para empezar.

 

El desafío es grande y claro: formar una iglesia con una cultura propia donde las personas encuentren un lugar para desarrollar su ministerio ampliamente, un lugar donde las personas puedan restaurar su amistad con Dios y puedan servirlo con todo su corazón.

 

Terminó el año 2009 con la visión ya plasmada claramente:

“Restaurar la amistad con Dios en cada familia de Guatemala y las naciones”

Con los procesos plasmados, creencias, objetivo general, objetivos específicos, organigrama etc.

 

Para el año 2010, se inició otra etapa importante para el proyecto y era la formación de los equipos de trabajo, para las distintas áreas, pero Dios es fiel y empezó a poner a las personas claves en el camino, logrando convocar para este año a las personas que estarán dirigiendo los distintos departamentos de la congregación.

 

En este mismo año se dio vida a la imagen corporativa, página web y programas de control de membresía, así como de grupos de evangelismo y discipulado.

 

Creo que para arrancar una visión de Reino nunca se puede iniciar con todo perfecto y totalmente controlado, pero sí creo que tenemos un camino claro que recorrer mientras Dios nos regala la vida; creo que Dios está con nosotros y nos vamos a esforzar por hacer su voluntad, agradarlo y mantener una buena amistad con su Santo Espíritu.

 

Ruben Estuardo Reyes H.
Pastor General
Iglesia Cristiana Amigos de Dios
Guatemala, C.A.


  • Tener  una doctrina sana
  • Formar discípulos
  • Levantar empresarios  productivos y gente emprendedora
  • Una iglesia que piense en el prójimo y actúe desarrollando una actividad social.
  • Última actualización el Jueves, 09 de Mayo de 2013 20:39
     

    Objetivos Especificos

    Sábado, 06 de Febrero de 2010 02:48 Pastor Ruben Reyes
    Imprimir PDF
    Usar puntuación: / 3
    MaloBueno 


    • Hacer de cada persona, un discípulo de Jesús, que piense y actúe como Él.
    • Desarrollar los dones y talentos de cada miembro de la congregación.
    • Desarrollar el amor y la unidad en cada uno de los miembros.
    • Despertar pasión por establecer el Reino de Dios en Guatemala.
    • Descubrir el potencial y llamado Ministerial de cada miembro de la iglesia.
    • Lograr que cada miembro de la congregación conozca y viva la Visión.
    Última actualización el Miércoles, 29 de Septiembre de 2010 20:35
     

    Objetivo General

    Sábado, 06 de Febrero de 2010 02:47 Pastor Ruben Reyes
    Imprimir PDF
    Usar puntuación: / 2
    MaloBueno 


    Ganar para Jesús todas las familias que vivan en Guatemala,  transformando sus vidas por medio del Espíritu Santo y enseñándoles a guardar y vivir la Palabra de Dios.

    Última actualización el Miércoles, 29 de Septiembre de 2010 20:34
     
    Más artículos...


    Página 1 de 2

    Newsflash

    Una casa para la visión

    La primera piedra de una obra no es puesta por el constructor, es puesta por Dios en el corazón de aquel que tuvo la visión.



    Cuando el rey David comenzó a reinar en Israel, tenía una sola pasión en su corazón: servir a Dios con todas sus fuerzas, y con toda su alma. Ese deseo lo puede sentir en su corazón, solamente alguien que vivió días y noches de amargura, largos tiempos de tristeza y lágrimas en lugares desolados. ¡El rey David fue un salmista por excelencia! Era tal su pasión y entrega por Dios, que no escatimó ningún esfuerzo para agradarle y darle lo mejor.

    Leer más...