Usted está aquí:   Home Predicas Tiempos de Restauración ¡Confía! y verás lo sobrenatural de Dios

¡Confía! y verás lo sobrenatural de Dios

Viernes, 03 de Junio de 2011 23:00 Pastor Rubén Reyes
Imprimir PDF
Usar puntuación: / 15
MaloBueno 
Indice del artículo
¡Confía! y verás lo sobrenatural de Dios
El origen del problema
No pierda la autoridad de Dios.
Atraer la atención de los que estaban en dos pensamientos
Aprende a adorarlo
Todas las páginas


Hace unos días estuvimos hablando sobre la vida del profeta Elías, y resaltando cómo tenía su confianza puesta plenamente en el Señor y hoy, resumiré rápidamente y quiero llevarlo a unos puntos que nos servirán para confiar y ver lo sobrenatural de Dios en nuestra vida, porque yo sé que muchas veces estamos caminando y no entendemos por qué nos suceden tales o cuales cosas, a veces, nos va mal, remal y aún peor, pero hoy, a la luz de la Palabra, quiero mostrarles algunas cosas que nos servirán y seguramente Dios nos va a sorprender.

 

Pastor Rubén Reyes


Para los que no pudieron acompañarnos en la última reunión, les daré un resumen de lo que vimos en la vida del profeta y lo que aprendimos de ello:


Como hablamos, el profeta Elías fue alimentado por las aves durante cierto tiempo; luego, el arroyo se seca y el Señor le da la orden de ir con la viuda, se da el milagro de multiplicación del aceite y el harina, así como el milagro de la resurrección del hijo de la viuda; el Señor usa extraordinariamente al profeta de muchas maneras, y vemos cómo lo respalda, porque confiaba plenamente en Él. Ahora, cuando llegamos al capítulo 18, nos encontramos con que el Señor nuevamente le habla a Elías y le ordena que se presente delante del rey. Hay algo que hacer notar en este pasaje, que se parece mucho a lo que nosotros pasamos en nuestra vida.


Quiero que vea el contexto del ambiente en que se movía el profeta, porque si no lo hemos vivido, lo haremos eventualmente:


1.    El profeta estaba en el tiempo en que el hambre era extrema

2.    La cabeza de Elías tenía precio; ya habían mandado a matar a todos los profetas del Señor y a cien de ellos los habían escondido

3.    La idolatría había crecido grandemente


Por naturaleza, los seres humanos preferimos ver las cosas para creer en ellas, pero en el Señor es diferente y lo hemos visto en el desarrollo de la vida del profeta, al ver cómo confió y creyó plenamente en Él, por ello fue alimentado, hubo multiplicación en la casa de la viuda y en esta etapa, veremos otros puntos importantes, para ver aún más el poder sobrenatural de Dios en nuestra vida. ¿Qué diferencia hay entre Elías y nosotros? Probablemente, el nivel de fe y confianza en el Señor, pero hoy, la idea es que nuestro nivel de confianza y fe, crezca en el Señor. Algunas veces, mientras caminamos en el evangelio, empezamos a caer en una monotonía y dejamos de ver la mano maravillosa de Dios y las cosas extraordinarias, milagros ni cosas sorprendentes. Hoy quiero mostrarles, a la luz de la Palabra, cómo podemos ver eso sobrenatural y confiar y seguir viendo, el resto de nuestras vidas, esa mano poderosa de Dios, en todas las áreas.


Ya le hablé del contexto en el que vivía el profeta y ahora, se encuentra con el rey Acab; esta persona era la máxima autoridad, Dios lo envía con él. Es como si hoy, el Señor nos envía a hablar con el Presidente. A Elías lo estaban buscando, porque lo culpaban de todo lo que estaba pasando Israel, lo cual no era cierto.



Última actualización el Viernes, 17 de Junio de 2011 23:22

Newsflash

Una casa para la visión

La primera piedra de una obra no es puesta por el constructor, es puesta por Dios en el corazón de aquel que tuvo la visión.



Cuando el rey David comenzó a reinar en Israel, tenía una sola pasión en su corazón: servir a Dios con todas sus fuerzas, y con toda su alma. Ese deseo lo puede sentir en su corazón, solamente alguien que vivió días y noches de amargura, largos tiempos de tristeza y lágrimas en lugares desolados. ¡El rey David fue un salmista por excelencia! Era tal su pasión y entrega por Dios, que no escatimó ningún esfuerzo para agradarle y darle lo mejor.

Leer más...