Usted está aquí:   Home Predicas Tiempos de Restauración Bienaventurados los pobres de espíritu

Bienaventurados los pobres de espíritu

Lunes, 18 de Abril de 2011 10:05 Pastor Rubén Reyes
Imprimir PDF
Usar puntuación: / 14
MaloBueno 
Indice del artículo
Bienaventurados los pobres de espíritu
Jesús sana a la hija de la mujer cananea
¡Señor, socórreme!
Todas las páginas


Mateo 5:1-3 (La Biblia de las Américas): “Cuando vio las multitudes, subió al monte; y después de sentarse, sus discípulos se acercaron a Él. Y abriendo su boca, les enseñaba, diciendo: Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos.”

Mateo 5:1-3 (Versión Lenguaje Actual): “Cuando Jesús vio a tanta gente, subió a una montaña y se sentó. Los discípulos se acercaron, y él comenzó a enseñarles: Dios bendice a los que confían totalmente en él, pues ellos forman parte de su reino”.
Debo confiar en Dios, totalmente. Los tiempos en que vivimos actualmente, ciertamente son difíciles, pero también serán los tiempos más gloriosos: Veremos cosas extraordinarias, veremos aún más manifiesto el poder de Dios, Él nos respaldará, el Espíritu Santo nos hablará, nuestros ojos serán abiertos al estudiar la Palabra de Dios, porque el tiempo del Señor está más cerca; disfrutemos los días que vivamos sobre la faz de la tierra, haciendo lo que dice Su Palabra. Si la Biblia dice que Dios me bendecirá si confío totalmente en Él, así será. No pongamos nuestra confianza en lo que tenemos o podemos lograr, tomemos la Palabra de Dios y confiemos totalmente en Él, porque: a) Seremos bendecidos, y b) Somos parte del Reino. Tenemos un papel especial y algo importante que hacer, y lo lograremos, si confiamos plenamente el Él.

En la versión de Las Américas, menciona “bienaventurados los pobres en espíritu”. Muchas veces hemos leído “El Sermón del Monte”, que también es conocido con otros nombres, pero lo hemos leído y probablemente no nos hemos percatado de cómo empieza el Sermón. La biblia dice que Jesús empezó enseñando, y lo primero que enseña es: Bienaventurado el pobre en espíritu. Pero, ¿qué significa?

Pastor Rubén ReyesPastor Rubén Reyes


  1. Bienaventurado: Antiguamente, significaba “feliz aquel”, actualmente, tiene más connotaciones, entre ellas, largamente bendecido, dichoso, siempre feliz.
  2. Los pobres en espíritu: Es la persona que depende totalmente de Dios, quien se toma de la mano de Dios, es decir, que no confía en sus propias fuerzas, sino siempre le pide ayuda a Dios. Es naturaleza del ser humano, cuando se vuelve bueno en algo,  no pedirle ayuda a Dios. Es necesario que cada decisión que vayamos a tomar, sea espiritual o secularmente, le consultemos al Señor y dependamos en Él, porque separados de Él, nada podemos hacer. La primera opinión que debo tomar en cuenta, es la del Señor.


Última actualización el Lunes, 16 de Mayo de 2011 21:43

Newsflash

Una casa para la visión

La primera piedra de una obra no es puesta por el constructor, es puesta por Dios en el corazón de aquel que tuvo la visión.



Cuando el rey David comenzó a reinar en Israel, tenía una sola pasión en su corazón: servir a Dios con todas sus fuerzas, y con toda su alma. Ese deseo lo puede sentir en su corazón, solamente alguien que vivió días y noches de amargura, largos tiempos de tristeza y lágrimas en lugares desolados. ¡El rey David fue un salmista por excelencia! Era tal su pasión y entrega por Dios, que no escatimó ningún esfuerzo para agradarle y darle lo mejor.

Leer más...