Usted está aquí:   Home Predicas Generación 4x4
Generación 4x4

Generación 4x4

Sábado, 11 de Mayo de 2013 16:05 administrador
Imprimir PDF


 

Un día platicando con mi hermano me explicaba que esa camioneta estaba diseñada para recorrer muchos kilómetros, y empezó Dios a ponerme eso en mi corazón, nosotros debemos de ser cristianos que podemos pasar por cualquier terreno y cualquier situación en esta tierra no debemos de ser de los que a la primera dificultad nosotros nos derrumbemos, en estos vehículos se necesita un piloto diestro que conozca la maquina que sepa manejar y Se necesita un navegante, mi hermano me decía que este deporte es emocionante, y la vida del cristiano también es emocionante y él me decía que el navegante tenía la batuta de todo, porque él es el que le da las instrucciones le dice por donde debe navegar, le dice cual es la ruta correcta, como es el terreno que viene y donde tiene que tener cuidado, y el piloto se prepara y maneja la maquina como la tiene que manejar, hay un momento en que los dos se atascan, y se usa un lazo para sacar la camioneta, pero me llama la atención de que a pesar de que el carro es para todo terreno se puede quedar atascado y así es la vida del cristiano cuando se vienen los problemas se enfría se esteriliza ya no da fruto ya no avanza, ya no le gusta buscar al señor ya no le gusta congregarse, en el caso de estos carros el primero que tiene que ver que hace es el navegante para ver donde conecta el lazo y allí hay un motorcito que puede generar hasta 25,000 libras de fuerza, el año pasado hable con muchos que estaban atascados pero encontraron como salir y tal vez muchos empezaron este año atascados, muchos se quedaron atascados en el terreno de la enfermedad, otros en sus negocios, en la universidad o ministerialmente, lo que viene de parte de Dios es aun más glorioso, ya dejemos de poner nuestra mirada en lo que nos atascamos, mi hermano me decía “conectamos esto al carro desde algún punto pero de que salimos salimos” y esa es la convicción que debemos de tener, a ellos los motiva de que hay una ruta y un tiempo que ellos tienen que recorrer, nosotros igual tenemos un propósito en esta tierra tenemos que caminar acá y el tiempo se está acabando aprovechémoslo.

 

Jeremías 17:5-7 »Yo, el Dios de Israel, declaro: “¡Maldito quien confía en los demás! ¡Maldito quien confía en sí mismo! ¡Maldito quien se aleja de mí! Son como las espinas del desierto, que nunca disfrutarán del agua, pues viven en tierras áridas, donde nada crece. ”¡Pero benditos sean aquellos que sólo confían en mí! 

 

Está ofreciendo vida, ser gente fructífera, para nosotros salir de cualquier terreno difícil es confiar plenamente en Dios, imagínese cuando el piloto deja de confiar en el navegante ¿en dónde para? Nunca llega a la meta, se pierde, Dios nos ha llamado a nosotros para que caminemos en esta tierra no sin problemas pero siempre van a haber soluciones sobrenaturales, al señor hay que darle la exclusividad, en donde estamos hoy es por la misericordia de Dios.

 

Jeremías 17:8 Son como árboles plantados a la orilla de un río: extienden sus raíces hacia la corriente, el calor no les causa ningún daño, sus hojas siempre están verdes y todo el año dan fruto.

 

Me he topado con consiervos que en lugar de verse verdes y agradecidos por lo que están viviendo en su ministerios se miran apagados tristes y decepcionados, porque pusieron la mirada en los errores que encontraron en las congregaciones o en otros hermanos y ya no es tiempo de eso, nosotros debemos de tener un corazón perdonador, ser maduros y responder como Dios respondería y tenemos que avanzar, otros matan el liderazgo y ministerio de otras personas por simples comentarios, pero ¿Por qué? A caso no vale más el sacrificio que hizo Jesús por nosotros, es tiempo de que avancemos, muchas personas no están hablando de Jesucristo porque están atascados en algún área, muchos se atascan porque las maldiciones generacionales vuelven a presentarse en sus generaciones, es tiempo de ponerle un alto al enemigo y que el nombre de Dios sea exaltado con nuestras vidas y con lo que tenemos que hacer.

 

Salmo 34:8 

 

Hay cristianos que dicen que Dios es malo, Él es bueno, el problema es que pedimos mal para nuestra conveniencia y no para el tiempo y propósito que Él tiene para nosotros.

 

Salmo 34:9

 

Nosotros como cristianos siempre tenemos puesta nuestra mirada en lo que nos hace falta, pero nada le falta a los hijos que le temen, nos cuesta entender esto porque tenemos puesta nuestra mirada en la dificultad en la que nos quedamos atascados y ya es tiempo de quitar la mirada de allí, unos dicen que hay hasta 7,000 promesas en la biblia otros dicen 3,000 pero imagínese no disfrutamos de esas promesas porque no le tememos a Dios como deberíamos.

 

Salmo 92:12

 

Respete la presencia de Dios y Él va a alargar su vida usted es un testimonio de que Él está vivo y vale la pena, tal vez se recuerdan de la hermana Juanita Cruz se fue a la presencia de Dios y en el funeral y que bonito que todos hablaron de su servicio, que bonito que el día que nosotros partamos digan que este supo a que vino a la tierra, desarrolló su propósito y dejó un legado, él que no le teme a Dios no esté pensando en dejar un legado, todo lo que hacemos sin él no funciona.

 

Salmo 146:3-6

 

Es tiempo de que empecemos a ver las promesas, sí usted está atascado en algún área vaya y tome las promesas por ejemplo “estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” hay gente que cuando se mete en problemas deja de creer que Dios está allí esperando a que yo me arrepienta y continúe con lo que tengo que hacer, Él tiene misericordia hay que poner la mirada en las promesas de Dios y creer que vamos a salir, ¿Por qué nos cuesta tanto hablar de Jesús? ¿Por qué le fallamos? ¿Por qué no oramos? Una de las cosas más lindas que le puede pasar a uno es ir a los hospitales a hablar de Jesús, en una ocasión yo le hablé a un enfermo Dios me dijo que lo hiciera.

 

2da. Corintios 1:20

 

Juan 6:32

 

En mi vida he tenido tiempos difíciles en que no he encontrado satisfacción en muchas cosas uno mantiene un hambre y sed de escuchar que es lo que tiene que hacer y desarrollar, y aquí el señor dice que si creemos no tendremos hambre ni sed, no le ha pasado en su vida y ministerio que muchas veces no hay respuestas en algunas cosas y hay un vacío espiritual, la solución es clara y sencilla créale a Dios y sacie esa hambre y esa sed, cuando a mi Dios me hizo el llamado al pastorado yo no le creí me llevó 10 años entender que tenía ese llamado, cuando uno no le cree a Dios atrasa las bendiciones, cuando trabajaba en lo secular y servía en la iglesia yo no estaba satisfecho había hambre y sed de algo más no caigan en ese terreno, párense todos los días delante del señor donde los buenos crecen, muchos de ustedes alcanzaron metas este año.

 

Juan 12:44

 

En una ocasión en un hotel me quedé dormido y cuando abrí los ojos estaba todos oscuro y se me olvidó que estaba en el hotel, me levanté y tropecé con la otra cama hasta que encendí las luces, estar en la oscuridad es feo porque uno no se ubica, la Biblia habla de la oscuridad espiritual, el que no sabe para donde va vive en oscuridad, alguien que está en oscuridad espiritual es aquella persona que teme hablar de Dios, nosotros tenemos la luz de Dios somos gente especial, gente que Dios ama.

 

Juan 14:12

Tenemos que pedir dentro de la voluntad de Dios por ejemplo la vida de José, cuando el señor le muestra en sueño que es lo que tenía que ser a donde iba a llegar, él nunca reprochó de esa promesa, saquemos el reproche de nuestra vida, sí ya Dios prometió entonces empiece a creer.

 

2da. Timoteo 4:16

 

Cuando yo tengo claro eso en mi corazón no hay nada imposible de realizar dentro del plan de Dios para mi vida, es tiempo de creerle, es tiempo de salir de donde está atascado.

 

1ra. Juan 5:13

 

Para un hijo de Dios que ha creído y confiado, la mirada siempre va a estar puesta en las promesas y no donde nos quedamos atascados. 

                                     

 


Newsflash

Una casa para la visión

La primera piedra de una obra no es puesta por el constructor, es puesta por Dios en el corazón de aquel que tuvo la visión.



Cuando el rey David comenzó a reinar en Israel, tenía una sola pasión en su corazón: servir a Dios con todas sus fuerzas, y con toda su alma. Ese deseo lo puede sentir en su corazón, solamente alguien que vivió días y noches de amargura, largos tiempos de tristeza y lágrimas en lugares desolados. ¡El rey David fue un salmista por excelencia! Era tal su pasión y entrega por Dios, que no escatimó ningún esfuerzo para agradarle y darle lo mejor.

Leer más...